Aprender a coser: ¿por dónde empezar?

Aprender a coser a máquina es una tarea difícil pero alcanzable. A veces necesitas que alguien te ayude, a menudo puedes hacerlo sin él. Lo mejor es hacer las cosas bien y empezar por etapas, por ejemplo:

1-Comprar la máquina de coser adecuada.


A menos que quieras coser a mano todo el tiempo, es necesario tener una máquina de coser.
Si tienes una vieja que te dejó tu madre, tu abuela o tu tía, no pasa nada. Las máquinas de coser del pasado, si están bien mantenidas, cosen de maravilla.
Si tienes que comprarlo, puedes elegir un modelo de segunda mano, siempre que esté en buen estado, o un modelo nuevo, siempre que te convenga. Si eres principiante, te recomendaría una máquina de coser sencilla, pero al mismo tiempo sólida y estable, que te dure años. Yo evitaría las máquinas de coser de bolsillo de juguete, pero también las súper rápidas que hacen mil garabatos: para empezar, una máquina que haga puntada lineal y zig-zag es más que suficiente para coser todo lo que quieras.

2-Leer atentamente el manual de instrucciones


No sé por qué, pero es habitual que los manuales de instrucciones no se miren casi nunca.
Por el contrario, son muy útiles, sobre todo para quienes se inician en la costura a máquina, ya que explican más de lo que se puede imaginar.
Algunos están muy bien hechos y, además de explicar cómo funciona tu patrón y qué puntadas hace, suelen tener muchas sugerencias y consejos para aprender a coser (por ejemplo, sé que algunos de los antiguos manuales de Singer están muy bien hechos: tienen muchas explicaciones paso a paso y están llenos de fotos).
En cualquier caso, te sugiero que, sea cual sea tu libro de instrucciones, lo tengas siempre a mano: aprenderás a conozca su máquina Esto le ayudará a evitar que se dañe por maniobras erróneas.

  4 razones para elegir el software HRIS

3-Búsqueda de recursos en línea


La web está llena de tutoriales y vídeos que explican cómo coser y hacer de todo, desde el enhebrado de la máquina hasta la limpieza y el mantenimiento, pasando por la colocación de un botón o la confección de una prenda de vestir.
Si tiene dudas, haga una búsqueda en Internet: probablemente encontrará lo que busca.

5-Pedir ayuda


Si tienes dudas y tienes la suerte de tener algún conocido que sepa coser, no te avergüences y pídele que te enseñe (yo lo hacía con mi madre y ahora con mi prima).
Invítala a tu casa, ofrécele una taza de café y, mientras le das a probar tu pastel, pregúntale: "Ya que estás aquí... ¿puedes enseñarme a coser una cremallera?

6-Inscribirse en un foro


Si no tienes a tu madre, a una vecina o a una costurera de confianza a la que pedir consejo, únete a una comunidad de costura online. Hay muchos foros o grupos en la red a los que puedes unirte para obtener apoyo, hacer preguntas, compartir tus resultados. Las respuestas y los ánimos que recibas de compañeros entusiastas de la costura harán que todo sea más fácil y divertido, no sólo al principio, sino también cuando llegues.

Comparta este artículo:
Anteriormente

Movilidad eléctrica: oportunidades y retos

Grecia, el destino ideal para una buena estancia

Siguiente

Deja un comentario