5 secretos de las mujeres japonesas

Parece que el Japonés han encontrado la fuente de la eterna juventud y que su piel no sólo se considera una de las más bellas del mundo, sino que se mantiene luminosa e impecable a pesar de los años. Se dice que la piel de las mujeres orientales, especialmente las japonesas, tarda 10 años más en arrugarse que la de las occidentales. Si bien es cierto que la genética les ha otorgado una dermis más gruesa y una mayor producción de colágeno, también es cierto que invierten tiempo en un estricto cuidado de la piel, en rituales de belleza específicos, se alimentan de forma saludable y siguen técnicas naturales y ancestrales propias de su cultura. Pero, ¿cuáles son sus secretos?

Limpiar e hidratar


Para ellos, es fundamental desmaquillarse y eliminar todo lo que pueda contaminar su piel, sobre todo antes de ir a dormir. La mayoría utiliza aceites naturales como el de oliva y el de argán y completa su rutina con productos como la leche limpiadora o el agua micelar. Antes de hidratar la piel o utilizar cualquier tratamiento, practican una técnica llamada Otefuki, que consiste en aplicar toallas con vapor caliente a las que añaden gotas de aceites aromáticos como el de lavanda o romero para abrir los poros del rostro y hacerlos penetrar en las capas más profundas de la piel. Además, utilizan productos con texturas más ligeras, como los aceites de camelia, que hidratan la piel y pueden utilizarse también en el cabello.

  4 mejores remedios caseros para el crecimiento de las pestañas

El masaje


Tienen diferentes técnicas de masaje que incorporan 2 o 3 veces por semana. Por ejemplo, los masajes Eishodo o Tanaka. Con ellos, sustituyen a la cirugía estética porque estimulan la circulación, limpian el sistema linfático y ejercitan los músculos faciales. Esto ayuda a prevenir los primeros signos de envejecimiento.

Protección solar


En la cultura japonesa, la piel blanca es sinónimo de belleza. Así, a diferencia del bronceado que buscamos en Occidente, en Japón las mujeres se protegen mucho del sol para evitar mancharse y perder colágeno y elastina. Para ellos, la protección solar es un elemento básico en su ritual de belleza en todas las épocas del año.


Los tés verde y blanco son esenciales en tu dieta, ya que son ricos en antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres y el envejecimiento prematuro de la piel. Para empezar a consumirla, comience con una o dos tazas al día y luego aumente su consumo. Si tomas café, el té verde es un excelente sustituto.

Alimentación


Las mujeres japonesas son un claro ejemplo de cómo debe cuidarse la piel por dentro y por fuera. Su dieta es más alcalina y las grasas que consumen son en su mayoría grasas buenas como el omega-3 del pescado. Otro ingrediente principal es el alga wakeme que, además de aportar vitamina B, calcio y potasio, preserva el ácido hialurónico, vital para mantener la elasticidad de la piel.

  ¿Cómo afrontar una situación de crisis en la pareja?
Comparta este artículo:
Anteriormente

Reducir la contaminación acústica en el hogar con una cortina acústica

Demostrar un parentesco con una prueba de ADN fiable

Siguiente

Deja un comentario