Cómo elegir una almohada para dormir bien

Mientras que, por lo general, ponemos mucho interés en la elección de nuestra cama, la elección de la almohada se hace a menudo de forma precipitada. Pero no lo es, la calidad de nuestro sueño depende tanto de esta pequeña pieza de cama como de nuestros colchones y somieres. Mal elegida o renovada con poca frecuencia, nuestra almohada puede provocar dolores de espalda, de cuello, alergias, entumecimiento e incluso ronquidos. Para ayudarle a orientarse entre los numerosos modelos existentes en el mercado, le presentamos una breve guía de los elementos que debe tener en cuenta para elija bien su almohada y dormir mejor !

Si duerme de espaldas

Para apoyar el cuello suficientemente sin levantarlo demasiado, una almohada de grosor medio es ideal. Lo más importante es permitir que la cabeza esté bien colocada para no cargar innecesariamente la parte superior de la espalda y la columna vertebral. Las almohadas de plumón, sintéticas (poliéster) o de "espuma con memoria" (poliuretano) proporcionarán el apoyo adecuado. También puede aliviar la presión en la zona lumbar (inferior) de la espalda colocando una segunda almohada bajo las rodillas. 

Si duerme de lado

Las personas que duermen en posición lateral deben dar preferencia a las almohadas firmes y de grosor medio a grueso. Estos se adaptarán mejor a la forma del cuello y proporcionarán la altura de la cabeza y el apoyo necesarios para mantener una alineación adecuada de la columna vertebral. Las mejores almohadas para esta posición son las de plumón, las de espuma con memoria o las sintéticas de densidad media o alta. Un pequeño extra: colocar una almohada suave entre las rodillas optimizará la sensación de confort al ayudar a alinear las caderas.

  ¿Por qué comprar un tensiómetro?

Si duerme boca abajo

Cuando se duerme boca abajo, el mejor aliado para un buen descanso es una almohada blanda de material sintético y lo más fina posible, ¡o no tener almohada! Como esta posición ejerce mucha tensión en la región lumbar, puede ser útil colocar otra almohada bajo las caderas para aliviar la espalda.

Otros criterios a tener en cuenta

  • Para una mayor comodidad, hay que tener en cuenta sus diferentes problemas de sueño y su estado de salud a la hora de elegir el grosor y el material de su almohada. Por ejemplo, los que son propensos a los dolores de espalda y cuello preferirán las almohadas ortopédicasEstas almohadas están especialmente diseñadas para sostener el cuello y asegurar la correcta alineación de la columna vertebral. Las personas alérgicas o asmáticas deben prestar atención a la composición de su almohada, evitando las almohadas de plumón y eligiendo en su lugar almohadas hipoalergénicas. Las mujeres embarazadas, los roncadores empedernidos y las personas con apnea del sueño también pueden encontrar almohadas específicamente diseñadas para aliviarlos.
  • Su tamaño también será un criterio a tener en cuenta, ya que los diferentes tamaños de almohadas que se ofrecen (pequeña, mediana, grande) han sido diseñados para adaptarse a la curva del cuello de cada persona.
  • Calidad: una almohada de precio medio suele ser de buena calidad y tendrá una vida útil suficiente.

Cosas para recordar

El criterio más importante para elegir una almohada es la posición en la que se acostumbra a dormir. A la hora de elegir el material y el grosor de la almohada habrá que tener en cuenta sus problemas de sueño y de salud. Por último, hay que tener en cuenta su tamaño y la calidad de la almohada. Y, sobre todo, para obtener el mejor confort de sueño posible, no olvide cambiar su almohada cada 1,5 ó 2 años para seguir disfrutando de un buen apoyo y evitar las alergias.

  Aceite de coco: sus beneficios en la cosmética, la cocina y la salud
Comparta este artículo:
Anteriormente

Cómo recuperar un documento de Word no guardado

10 consejos para refrescarse con el calor (sin aire acondicionado)

Siguiente

Deja un comentario