9 formas de iluminar una habitación

Opresivo, frío, sombrío, triste, no faltan adjetivos para describir lo que se siente en una habitación oscura y mal iluminada.

A menos que seas un vampiro, una habitación luminosa siempre es más agradable para vivir. Sin embargo, por mala suerte, mala elección o descuido, puedes encontrarte fácilmente viviendo en un lugar más parecido a una cueva que a un jardín del Edén.

Pero no importa cómo hayas acabado en esta oscura historia, aquí tienes algunas soluciones para invitar a la luz a tu hogar:

1. Maximizar la entrada de luz a través de las ventanas

Su persianas ¿Están bien abiertos? ¿Sus cortinas no son demasiado gruesas y no limitan la exposición de su interior a la luz? ¿Hay algún mueble delante de la ventana que estorbe? Puede parecer una tontería, pero lo primero que hay que hacer para que una habitación sea más luminosa es asegurarse de que las ventanas funcionan perfectamente como fuente de luz.

2. Dale una buena mano de pintura

No te imaginas cuánto puede cambiar una mano de pintura tu casa o tu piso. Para aportar luz a una habitación, elige colores neutros (blanco, beige, gris, etc.) y aplícalos tanto a las paredes como al techo. Es importante saber que un techo oscuro no sólo oscurece una habitación, sino que también hace que parezca más pequeña. Tras una buena capa de pintura blanca en el techo, tendrá la sensación de haber levantado las paredes. Además, si tienes vigas blancas en el techo, no tengas miedo de pintarlas de blanco, ya que así ganarás aún más luz.

  ¿Qué hacer si se derrama líquido en el portátil?

3. Aclarar el suelo

El color del suelo tiene tanto impacto como el de las paredes y el techo en términos de luz. Hoy en día, la oferta de revestimientos de suelos es muy amplia y a precios muy atractivos. Para que pueda tener un suelo nuevo, más claro y luminoso sin arruinarse y sin perderse sus próximas vacaciones.

Sin embargo, si no rehaces el suelo, puedes poner alfombras de colores claros, que reducirán el lado oscuro y aportarán un poco de luz a la habitación.

4. Desorden y/o cambio de mobiliario

Una habitación abarrotada y desordenada suele ser también una habitación oscura, ya que no deja entrar la cantidad óptima de luz. En una habitación pequeña, evite los muebles grandes y macizos que ocupan mucho espacio, y en su lugar elija muebles pequeños de líneas esbeltas que no sólo ahorran espacio y luz, sino que también son más estéticos.

Y para cuidar aún más los detalles, elige muebles cerrados en colores neutros o materiales transparentes.

5. Utilizar espejos

alegrar una habitación de un piso
alegrar una habitación de un piso

Un espejo transforma una habitación jugando con la perspectiva y reflejando la luz. Colocado delante o cerca de una fuente de luz, podrá reflejar sus rayos e iluminar los rincones más oscuros de tu casa o piso. Prueba diferentes formas y tamaños de espejos y probablemente acabarás consiguiendo una mejora de la luminosidad general.

  ¿Cuáles son las mejores aspiradoras Dyson?

6. Mejorar la iluminación (luz artificial)

Aumenta el número de fuentes de luz instalando lámparas de pie, lámparas de techo, faroles o lámparas colgantes. Sin embargo, asegúrate de que la iluminación esté bien distribuida y de que no haya zonas oscuras en la habitación. También hay que tener mucho cuidado en la elección de las bombillas, que deben proporcionar una luz agradable que se extienda por toda la superficie del espacio a iluminar.

7. Limitar la presencia de colores oscuros en la decoración

Cuadros, cestas colgantes, cojines, jarrones, velas, sus elementos decorativos pueden oscurecer o aclarar su interior en función de los colores que elija. Igual que una habitación abarrotada de demasiados objetos acaba resultando opresiva y menos luminosa. Limita el número de objetos decorativos y el uso de colores oscuros a pequeños toques aquí y allá.

8. Sustituir puertas macizas por puertas de cristal

¿Y si tus puertas se convirtieran en fuentes de luz? Al cambiar una puerta maciza exterior por una puerta de cristal, se crea un nuevo punto de entrada de luz en la habitación a la que da servicio esa puerta. La idea es igual de buena para las puertas interiores, que cuando son transparentes aportan apertura y más luz.

9. Derribar un tabique

Mientras no tengas que enfrentarte a un muro de carga, puedes plantearte derribar un tabique. Por un lado, conseguirá más espacio y, por otro, tendrá una superficie más luminosa y agradable para vivir que las habitaciones pequeñas y estrechas.

Comparta este artículo:
Anteriormente

6 formas de potenciar la señal Wi-Fi de tu caja de Internet

Crucero Ponant 2023: experimente un viaje de lujo por los mares más bellos del mundo

Siguiente

Deja un comentario