Chirridos en las cortinas metálicas

No cabe duda de que las cortinas metálicas son sistemas muy fiables y eficaces para asegurar los locales. De hecho, estos sistemas ofrecen una protección óptima, una apariencia estética personalizable para su escaparate e incluso comodidad durante su uso.

Sin embargo, cuando su cortina de hierro empieza a chirriar o a crujir al subir o bajar, el ruido que se crea se vuelve rápidamente insoportable. Esto se ha convertido en una fuente de molestias para el comerciante, los visitantes de la tienda y sus vecinos. Además, este chirrido, si se repite y no cesa, puede provocar muchos riesgos para su cortina metálica.

¿Por qué chirría una cortina metálica?

Por regla general, una cortina metálica no chirría de forma natural. Por supuesto, cuando se abre o se cierra, hace un ruido metálico porque es de acero. Pero este ruido no es un chirrido o un rechinamiento. En el caso de que su cortina metálica haga un ruido regular de chirrido, puede ser motivo de preocupación, ya que puede ser una señal de advertencia de un mal funcionamiento del equipo.

El chirrido es probablemente causado por dos partes del mecanismo que rozan entre sí. Por lo tanto, es necesario recurrir a un mecánico especializado para detectar rápidamente las piezas afectadas. Una fricción prolongada provoca un desgaste prematuro de las piezas y puede provocar su rotura.

Leer   ¿Cómo se dice "te quiero" regularmente?

El ruido también puede ser un indicador de que los componentes de su cortina no están o no están completamente lubricados. En este caso, hay que actuar con rapidez para lubricar el mecanismo. De este modo, la cortina se enrollará normalmente sin engancharse. Si no hace nada, las piezas de su aparato pueden sufrir un desgaste prematuro.

Por último, el ruido de chirrido puede ser simplemente una indicación de la edad de su cortina metálica. Por lo tanto, será aconsejable sustituirlo para poder disfrutar de las ventajas que ofrece.

Riesgos de las cortinas metálicas que chirrían

La mayoría de los problemas relacionados con el ruido de chirrido de su cortina metálica indican que hay algún tipo de mal funcionamiento en el mecanismo o desgaste del material.

Los delincuentes siempre están al acecho de estos signos externos que les ayudan a identificar un punto débil en su equipo de seguridad. Esto hace que les resulte más fácil atacar su cortina y entrar en su tienda o comercio. Además, una cortina metálica que funciona mal es más fácil de pasar que una buena y robusta.

¿Cómo evitar los chirridos?

Para evitar mejor el riesgo de que el equipo de seguridad chirríe o cruja, considere la posibilidad de realizar una mantenimiento de cortinas metálicas de forma regular.

Antes de lubricar la cortina, es importante prepararla bien. Por ejemplo, recuerde limpiar a fondo los carriles guía y la zona circundante.

Leer   Redacción del CV: ¿cuáles son los errores que no hay que cometer?

Además de la limpieza frecuente de la cortina, la lubricación de sus piezas también es un paso esencial. Esto garantizará que funcione sin problemas y en silencio. Así, aunque su cortina metálica no esté equipada con un motor eléctrico, su funcionamiento será más fácil si sus piezas están bien lubricadas. Es importante elegir un lubricante especializado recomendado por un experto, ya que algunos lubricantes atraen la suciedad. Al aplicar el producto, es necesario no usar demasiado. La lubricación debe hacerse con moderación. Un remojo excesivo de la pieza puede causar más problemas.

Anteriormente

Salud: 4 plantas medicinales con beneficios mágicos

¡10 series de televisión imprescindibles en Amazon prime video!

Siguiente