Saber si un color de pelo te sienta bien

Elija un color de cabello es más complicado de lo que parece, sobre todo porque hoy en día existen tantos matices y variaciones. Los viejos tiempos de "morenas - rubias - pelirrojas" han pasado a la historia.

¿Cómo orientarse en la jungla de los colores de pelo? Y, sobre todo, ¿cómo estar seguro de no equivocarse? Guía para elegir el color adecuado:

¿Tez fría o cálida? Determine su tono de piel

Así es, ¡eso es lo primero que hay que tener en cuenta! Dependiendo de si tu tono de piel es frío o cálido, tal o cual color de pelo realzará tu tez o te dará un aspecto horrible.

Sí, se preguntará, pero ¿cómo se sabe? Tenga la seguridad de que hay varias formas de averiguarlo:

1. Examine su cara en una habitación bien iluminada

A la luz del día, mírate en un espejo e intenta identificar los colores dominantes en el tono de tu piel. Por lo general, los tonos más fríos se presentan como rosas y olivas, mientras que los más cálidos aparecen como amarillos y dorados. ¿Tiene una mezcla de ambos? ¡Qué suerte! Tienes un tono de piel mixto, lo que significa que puedes permitirte ser cualquier cosa.

2. ¡Mírense a los ojos!

Además del color de los ojos, es importante buscar cualquier escama dorada, que indica una tez cálida. Además, los ojos azules o verdes suelen corresponder a complexiones frías, mientras que los ojos avellana indican complexiones cálidas. Pero cuidado, ¡no hay nada sistemático en esto!

  ¿Cómo puedo saber si el desagüe sanitario está obstruido?

3. Mira tus venas

Míralos en la parte interior de la muñeca: si son azulados o morados, tu tono de piel es frío. Si son verdes, tienes una tez cálida.

4. Haz la prueba de la camiseta

Coge una camiseta o prenda azul y ponla contra tu cara. Haz lo mismo con un paño rojo. Si la primera parece realzar tu piel, probablemente tengas una tez fría. Si el segundo se ve mejor, probablemente tu tono de piel es cálido.

5. Clasificación estacional

Otra forma de determinar el tono de tu piel, aún más precisa, es clasificarlo por estaciones:

  • Cálida tez otoñal Su piel es más o menos oscura, pero más de color oliva; sus ojos son generalmente marrones, avellana o verdes con destellos dorados; se broncea con facilidad; su color natural de pelo es oscuro.
  • Cálida tez estival Tu piel es dorada con tonos aceitunados; tus ojos pueden ser de cualquier color; te bronceas con mucha facilidad.
  • Tez fría de invierno Tu piel es clara, con un matiz rosado; tus ojos son azules, verdes o marrones, pero no avellana; te bronceas con gran dificultad; naciste con el pelo oscuro.
  • Tez fría y primaveral Tu piel es clara con tonos rosados y amarillos; tus ojos también son claros; no te bronceas fácilmente; naciste rubia.

Elija su color

Ahora viene lo divertido: averiguar cuál de los innumerables tonos de color de pelo se adapta mejor a tu tono de piel.

1. Normas básicas

La primera es sencilla: elige un color cálido si tienes la tez fría, y viceversa. En segundo lugar, he aquí algunos consejos que conviene recordar:

  • Los rubios fríos neutralizan las rojeces del rostro
  • Los rubios cálidos combinan bien con tonos de piel fríos u oliva
  • Los rojos deben evitarse en pieles aceitunadas, pero son ideales para pieles claras y rojizas.
  • Los marrones pueden ser adecuados para todos los tonos de piel, pero elige tonos cálidos sobre un tono de piel más frío y viceversa
  • si tienes la tez fría y eliges el negro, elige uno con reflejos cálidos
  ¿Cuáles son los ámbitos de intervención de un laboratorio en Madagascar?

2. Colorido otoñal

Puedes elegir un color castaño, chocolateEvite los tonos rubio platino, caramelo, cobrizo o dorado. Sin embargo, evita absolutamente el rubio platino y las mechas azules, verdes y moradas.

3. Colorear en verano

Elige colores intensos: champán, miel, caramelo... pero también tonos más claros. Deben evitarse los colores cenicientos, el negro y las rayas azules o verdes.

4. Tez de invierno

Puedes optar por colores muy marcados: negro azabache, blanco o rubio platino, morado rojizo (sobre todo si tienes los ojos verdes). No te decantes por tonos rubios dorados, cobrizos, caramelo o miel.

5. Tez primaveral

Lo ideal es optar por un rubio hielo, ceniza o platino, o por un castaño ceniza, por ejemplo. Por otro lado, evita las bases naranjas y doradas.

Determina el tiempo y el presupuesto que quieres dedicar a tu coloración

No solemos pensar en ello, pero estos son los criterios que debes tener en cuenta para disfrutar de tu nuevo color durante mucho tiempo. En pocas palabras, cuanto más te alejes de tu color natural, más a menudo tendrás que volver a teñirte el pelo. Además, el pelo teñido requiere el uso de champús especiales y, a veces, cuidados y acondicionadores. La decoloración, en particular, tiene más probabilidades de dañar tus caballos y tu cuero cabelludo si no la cuidas. Por último, ten en cuenta que los tintes baratos suelen ser más perjudiciales que los más caros. También existen productos naturales e incluso ecológicos, pero por lo general hay que cambiarlos más a menudo, ya que no contienen amoniaco.

En resumen, la gama de colores de pelo disponible actualmente te da derecho a casi cualquier fantasía. Pero asegúrate de mimar tu cuero cabelludo y tu pelo, o podrías acabar arruinando tu precioso color elegido con tanto cariño con unas puntas quebradizas y abiertas.

Vídeo - Elegir el color del pelo según el color de la piel

Comparta este artículo:
Anteriormente

Matricularse en una escuela de danza

Lo que se puede y no se puede meter en el microondas

Siguiente

Deja un comentario