La importancia de un buen mantenimiento de la fosa séptica

Hay muchas soluciones diferentes para la correcta eliminación de las aguas residuales de los hogares. Desde sistemas homologados y respetuosos con el medio ambiente hasta métodos de tratamiento tradicionales, seguro que encontrará el sistema de alcantarillado más adecuado a sus necesidades y criterios. La mayoría de los municipios se encargan del tratamiento de estas aguas conectando todas las casas de la zona a la misma red colectiva. Sin embargo, si la ubicación de su propiedad no cuenta con una red de este tipo, se hace necesario instalar una red individual, en particular una fosa séptica o una fosa de agua.

Sin embargo, el saneamiento no colectivo requiere un mantenimiento regular por parte del propietario para asegurar su correcto funcionamiento en las mejores condiciones y evitar ciertos problemas molestos como los malos olores o la sustitución prematura de la instalación. Algunas de las tareas de mantenimiento pueden ser realizadas por el propio propietario, ya que no son complejas, mientras que otras, como el vaciado de la fosa séptica y el bombeo, requieren la intervención de un profesional en la materia.

Pasos a seguir en el mantenimiento diario

Si su vivienda no está conectada a un sistema de alcantarillado colectivo, el tratamiento de sus aguas residuales y negras pasa a ser su responsabilidad. El sistema de alcantarillado individual requiere un mantenimiento regular para evitar incidentes en su fosa séptica.

Si quiere mantener su fosa séptica en buen estado de funcionamiento, hay algunas cosas sencillas que puede hacer a diario. En primer lugar, nunca hay que tirar o desechar medicamentos caducados, productos que tardan en descomponerse o productos tóxicos. De hecho, estos elementos corren el riesgo de crear atascos en su sistema de alcantarillado, que con el tiempo pueden conducir a la obstrucción del flujo de agua.

  Cómo trasladar los muebles de la oficina

Otra cosa que hay que hacer es comprobar el nivel de lodos en su tanque. Esto debería hacerse con regularidad. En general, es aconsejable que los lodos no superen los dos tercios de la profundidad total del tanque. Además, es mejor llevar a cabo una bombeo de fosas sépticas tan pronto como el nivel de lodo supere la mitad. El procedimiento de vaciado o bombeo de la fosa séptica se recomienda una vez cada cuatro años. Sin embargo, este periodo varía en función del tamaño de su depósito y del número de personas que haya en su casa.

Además, es aconsejable contratar a un profesional en la materia para que realice una revisión completa de su sistema de alcantarillado y así anticiparse a cualquier problema.

¿Qué controles hay que hacer?

Cuando se trata de un sistema de saneamiento no colectivo, son necesarias algunas comprobaciones para garantizar los mejores resultados y el tratamiento adecuado de las aguas residuales. Además, teniendo en cuenta los residuos orgánicos y los diferentes productos químicos, especialmente los productos utilizados para lavar la ropa y la vajilla, las aguas residuales y las aguas negras de las viviendas son perjudiciales no sólo para la salud humana sino también para el entorno natural.

En primer lugar, debe comprobar regularmente la pantalla de su fosa séptica. La función de este filtro es retener todos los elementos sólidos no degradables que llegan a la entrada de la instalación de saneamiento. Así, sirve para bloquear el paso de estos elementos hacia el depósito de su fosa. En segundo lugar, es necesario comprobar el estado del prefiltro. El prefiltro se instala en el fondo del depósito y debe limpiarse regularmente. El proceso de limpieza no es incómodo, ya que sólo hay que hacerlo una vez al año. 

  ¿Qué pensar del reloj conectado de 5ª generación para mujeres fósiles?
Comparta este artículo:
Anteriormente

Signos de moho en la casa

Estancia en Les 2 Alpes: 3 consejos para preparar sus vacaciones

Siguiente

Deja un comentario