¿Cuál es la mejor temperatura para dormir?

Un entorno confortable es esencial para un sueño saludable. Lo ideal es que la temperatura de su dormitorio se mantenga a 20 grados, más o menos.

La temperatura del cuerpo desciende durante el sueño, y una habitación fresca, pero no fría, le ayudará a dormir plácidamente.

Los bebés pueden necesitar una temperatura ambiente ligeramente superior para dormir, pero hay que evitar subir el termómetro más de unos pocos grados para que sus pequeños cuerpos no se sobrecalienten.

Lo que dice la ciencia

Hay razones científicas por las que una temperatura ambiente de unos 19 °C es óptima para dormir bien. Esto tiene que ver con la regulación de la temperatura interna del cuerpo.

La temperatura interna de su cuerpo cambia en el transcurso de 24 horas. Esto se llama ritmo circadiano. El cuerpo comienza a perder calor alrededor de la hora de acostarse y sigue enfriándose hasta alcanzar su punto más bajo al amanecer, alrededor de las 5 de la mañana.

El cuerpo se enfría dilatando los vasos sanguíneos de la piel. Cuando su temperatura comienza a bajar por la noche, puede notar que sus manos y pies se sienten calientes al principio. Esto se debe a que su cuerpo está dejando escapar el calor para reducir su temperatura corporal.

  Cómo hacer buenas patatas fritas caseras

Si la temperatura de su entorno de sueño es demasiado cálida o demasiado fría, esto puede afectar a la disminución de su temperatura corporal interna y perturbar su sueño.

Según varios estudios, la temperatura de la habitación donde se duerme es uno de los factores más importantes para la calidad del sueño.

Varias encuestas han revelado que la mayoría de las personas tienen patrones de sueño anormales durante los meses más calurosos del verano, cuando puede ser más difícil mantener las habitaciones para dormir a una temperatura óptima. Esto puede repercutir en la capacidad del cuerpo para enfriarse por la noche.

Demasiado calor o demasiado frío

Las temperaturas fuera de las condiciones cómodas para dormir pueden afectar al sueño en general de diferentes maneras.

Temperatura demasiado alta

Puede notar que tiene un sueño intranquilo cuando la temperatura de la habitación es superior a la temperatura óptima para dormir.

La humedad, además del calor, también puede contribuir a los problemas de sueño.

La temperatura no es lo suficientemente alta

En general, el frío no afecta al ciclo del sueño, pero puede dificultar la conciliación del sueño y repercutir en otros aspectos de la vida. salud. Si tienes demasiado frío mientras duermes, tu cuerpo puede cambiar su respuesta cardíaca.

¿Es diferente para los bebés?

No es necesario crear un entorno de sueño muy diferente para los bebés. Se puede considerar la posibilidad de aumentar la temperatura uno o dos grados, pero deberían estar bien en una habitación entre 15,6 y 20°C siempre que estén bien vestidos. Para obtener una precisión óptima, adquiere un termómetro de habitación para bebés.

  ¿Cómo hacer una decoración de unicornio para una fiesta de cumpleaños?

 Sin embargo, no hay que calentar demasiado la habitación ni dormir a un bebé, ya que esto puede aumentar el riesgo de muerte de cuna.

Debes hacer que tu hijo duerma con un simple saco de dormir transpirable y un saco de dormir. Los sacos de dormir pueden ser de materiales más cálidos o más fríos, y puedes cambiarlos según la temporada. Además, el niño no debe tener nada en la cabeza, ya que esto afecta a la temperatura corporal interna y puede impedir que se enfríe.

Puedes asegurarte de que tu bebé no tiene demasiado calor tocando su nuca o su estómago mientras duerme. Si su piel está caliente o sudada, quítale una capa de ropa.

Por último, es esencial que tu bebé duerma en un entorno oscuro y tranquilo para favorecer un sueño saludable.

Comparta este artículo:
Anteriormente

¿Por qué son necesarias varias sesiones de depilación láser?

Campamentos de verano para niños y adolescentes

Siguiente

Deja un comentario